martes, 9 de noviembre de 2010

Office for Family, Youth & School Success (OFYSS)

Los niños y los adolescentes pasan de 3 a 4 horas diarias frente a la televisión. Las imágenes que se están mostrando en la televisión pueden estar llenas de violencia, sexualidad, drogas, etc. También son bombardeados con anuncios donde les presentan un producto que les va a gustar y a divertir, cuando en la realidad ese producto no les hace falta y además les pude perjudicar.
Si los niños son pequeños se creen que todos esos personajes y sus acciones son el modelo a imitar y se vuelven agresivos.
Estudios demuestran que cuanta más televisión ve un adolescente, es más probable que sea obeso. Además los jóvenes que ven mucha televisión leen menos que sus compañeros y por lo tanto tienen calificaciones más bajas.
Los padres pueden establecer unas series de normas para el uso de la televisión; también una serie de reglas sobre cuando pueden ver la televisión y cuando no; establecer límites de contenido; cuando se reúnan con la familia, apagar la televisión; primero que hagan las tareas escolares, hagan deporte, lean y jueguen, y después ya pueden ver la televisión; etc.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada